Arthagord: Tierra de batalla

Este 2017 quedará marcado en la historia del Power Metal mexicano por ser el año que vio nacer el debut de Arthagord: Tierra de batalla (2017). Nacidos en el 2010, esta banda oriunda de Guadalajara, Jalisco esperó paciente en las profundas entrañas del underground para lanzar lo que es uno de los mejores discos de Power Metal mexicano.

Publicado originalmente enHeavyRiff No.06

El disco bien podría ser homónimo pues el nombre de la banda está formado por dos palabras: “Arda” y “Dagor”, ambas tomadas de Tolkien. Arda es el mundo donde se encuentra la Tierra Media (siendo ésta un continente); “Dagor” se interpreta como “batalla”. Con Arthagord la agrupación quiere expresar: tierra de batalla.

El disco está formado por nueve temas, cada uno con vida propia. La obra es completamente independiente y tiene una duración aproximada de 40 minutos, con todas las canciones interpretadas en el idioma de Cervantes.

Arthagord: Power Metal de alta velocidad

El Power Metal de Arthagord es uno que acude a la velocidad del doble pedal como su principal eje recordando un poco a lo hecho por Saga Heroica pero con más agresividad. La voz de Yera es muy atinada pues respeta su tono y fiel a sus recursos consigue darle a las canciones de Arthagord el sentimiento suficiente para querer ser cantadas al unísono.

Tal vez el único detalle está en la canción homónima del disco y en Viento de Mentiras donde los finales de cada verso se perciben un poco precipitados, forzados, cortados muy de repente; quizá manteniéndolos un poco más habrían brillado mejor.



Pero lo anterior es un detalle minúsculo que palidece ante la increíble calidad de aciertos musicales que la banda ha logrado plasmar en Tierra de Batalla, como por ejemplo el hecho de grabar varias pistas de voz para darle mayor cuerpo a la interpretación; o también el hecho de saber en qué momento de la canción meter coros para aumentar su impacto.

Las guitarras brillan no sólo al momento de hacer solos (que son altamente técnicos y gratamente ambiciosos); también sobresalen durante los versos acudiendo a riffs “schafferianos” que aumentan de intensidad con el pedal a la par, Cruel Destino es un gran ejemplo.

Tierra de Batalla, una portada pobre

Poco se le puede tachar a Tierra Batalla. Cualquiera que se precie de ser fanático del Power Metal no puede privarse de la gran experiencia que significa escuchar este debut. En ese sentido la portada del disco deja mucho que desear; sus colores cenizos no reflejan ni por casualidad la increíble gama de tonalidades que este disco ofrece musicalmente.

Hace 15 años el problema de las bandas mexicanas era la producción; la calidad en la grabación de sus canciones impedía apreciar con plenitud sus composiciones. Hoy Arthagord y muchas otras bandas más demuestran que eso quedó atrás; ahora el problema está en el arte.



No son pocas las agrupaciones mexicanas cuyas portadas fueron relegadas a un trabajo de Photoshop con tal de cumplir un protocolo y no tanto por generar una buena impresión. Este es el único punto débil que se le puede señalar a Tierra de batalla; ojalá que en una muy probable reedición se consiga una portada digna de la música que porta.

Ahora la banda se prepara para un evento inédito titulado simplemente: Power Metal Fest 2017, un concierto histórico que reunirá a gigantes de la escena local resaltando la resurrección de Forbidden Dream, un proyecto que prometía mucho y terminó enterrado de repente; el cartel brilla también por bandas como Fugatta, Sky Wanderer, Haggen y algunas otras más. El Power Metal mexicano más vivo que nunca.